20 AÑOS DE LA LIBRERÍA ALBATROS EN GINEBRA

Por: Diego Trelles paz

Eso de levantarse y cada día toparse con una noticia que hunde cada vez más a tu país, no solo es agotador sino que devasta mucho y deprime.

Pero estos días de desintoxicación política son también de aprendizaje. Descubrir (o, más bien, confirmar) que hay muchos compatriotas que podrían darnos noticias felices y que, en su trabajo heroico y silencioso, te conmueven y te inspiran porque renuevan esa fe que, sentías, se iba perdiendo irremediablemente.

Conozco a Rodrigo Diaz Pino hace algunos años. Me invitó en 2015 a presentar BIOY a su preciosa librería Albatros en Ginebra. Ayer, gracias a él, volví. Hablaré más adelante de la maravillosa noche que pasamos ayer en la presentación de LA PROCESIÓN INFINITA, hoy me urge hablar de él.

Es imposible resumir la enorme cantidad de escritores y artistas diversos que Rodrigo ha llevado a Albatros. Es una lista tan alucinante que incluye desde Paco Ignacio Taibo II hasta Roberto Bolaño y una gran cantidad de autores peruanos desde Américo Ferrari hasta Mariela Dreyfus.

Rodrigo lleva haciendo esto desde hace 20 años. Si sobrevive una librería de literatura en habla hispana en Ginebra, es gracias a él y a su esposa.
Rodrigo tiene un amor genuino e inspirador por la literatura. Siempre pone el hombro y está ayudando a los autores, ya no solo con los eventos, también con una editorial que permite que se lean fuera del país. Consagrados (Fernando Ampuero, Américo Ferrari, José Luis Torres Vitolas, Fernando Iwasaki) y no tanto, han publicado con Albatros y hasta han sido traducidos al francés.

Y estas cosas el mismo Rodrigo te las cuenta con una humildad tan genuina que te desarma. Como si fuera poco. Entre bromas, con el gran grupo de gente de todos los países que se congrega espontáneamente en Albatros para hablar de libros y de literatura y también del Perú que uno extraña, pese a las noticias aciagas que nos llegan diariamente.

Me regreso a París con dos libros de Albatros. Me fui hasta regalado. Son dos autores peruanos. Se trata de ZARABANDA de Gina Ángeles Laplace, escritora de Huaraz, y de EL CANTO DEL RUISEÑOR. EL RETORNO DE ÑAWPA MACHU de Nilo Tomaylla, reconocido escritor de Apurímac que editó esta novela por primera vez en 1995 con Mosca Azul de Abelardo Oquendo y Mirko Lauer. Nilo (en la foto) tuvo la generosidad de ir a verme y de dedicarme su novela.

Si pasan por Ginebra, no dejen de visitar Albatros